Internacional

Sólo China y Bolivia apoyaron la propuesta de Rusia — Caso Siria

Sólo China y Bolivia apoyaron la propuesta de Rusia — Caso Siria

"Esto demuestra la gran eficacia de los sistemas [antiaéreos] y la excelente preparación del personal militar sirio formado por nuestros especialistas", dijo el general Rudskói tras prometer que continuarían mejorando la defensa siria, eventualmente con sistemas modernos rusos S-300.

El Kremlin se limitó a convocar a una sesión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas -a sabiendas de que, por la correlación de fuerzas en esa instancia, sería muy difícil lograr la mayoría para aprobar una resolución de condena a los bombardeos en Siria-, pero no recurrió a su fuerza militar para frenar la agresión contra el país árabe como sugerían algunos generales del Estado Mayor del ejército ruso.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha definido el bombardeo perpetrado por EE.UU., Francia y el Reino Unido contra Siria como una 'agresión' y anuncia que Moscú convoca una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Con nuestros aliados, nos aseguramos de que los rusos fuesen alertados antes", agregó.

De acuerdo con el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, la operación no se dirigió contra los aliados de Damasco ni civiles, sino contra el gobierno de Assad por la presunta utilización de armas químicas. "Siria no será el punto de partida para algún tipo de enfrentamiento global", añadió.

Estados Unidos, Francia y Reino Unido dispararon más de 100 misiles de crucero y misiles aire-tierra desde buques y aviones emplazados en el mar Rojo, el Mediterráneo y la zona de Al Tanaf, pero la defensa antiaérea siria derribó una parte considerable de estos proyectiles. Los diputados y senadores rusos calificaron los ataques como "crímenes de guerra, agresiones militares y violaciones flagrantes del derecho internacional", pero se mantuvieron discretos sobre cómo el gobierno ruso podría responder. Los efectivos rusos desplegados en el país monitorearon la situación, pero no actuaron contra los misiles.

"No se trata de intervenir en una guerra civil, ni de un cambio de régimen", dijo May, insistiendo en que el gran objetivo de la operación es que Al Asad no vuelva a usar armas químicas, como se le acusa de haber hecho en varias ocasiones, la última recientemente en la localidad de Duma.

"La ausencia, hasta la fecha, de muestras químicas analizadas por nuestros propios laboratorios".