Internacional

Corea del Norte celebra aniversario sin desfile militar

Corea del Norte celebra aniversario sin desfile militar

En plena etapa de distensión, Corea del Norte celebró ayer el aniversario 106 del nacimiento del fundador del país, Kim Il-sung, sin desfiles militares ni alusiones a sus programas nuclear y balístico, mientras que sí escenificó su acercamiento con China.

Kim se reunió el sábado con el director de relaciones internacionales del Partido Comunista de China (PCCh), Song Tao, y ambos intercambiaron sus puntos de vista en relación a "asuntos importantes de interés mutuo la situación internacional", señaló la agencia estatal norconerana KCNA.

Según detalló la agencia estatal, el líder norcoreano expresó su "satisfacción" por el reciente desarrollo de las relaciones bilaterales entre los dos países.

En las imágenes emitidas por la cadena pública KCTV se puede ver a Kim recibiendo muy sonriente al enviado de Beijing con un fuerte abrazo.

El líder expresó durante el encuentro, según cita la KCNA, su intención de "avanzar y desarrollar de manera positiva la tradicional amistad" entre China y Corea del Norte, en una "nueva etapa" mediante un "fortalecimiento de las relaciones bilaterales".

Como cada año, el país se volcó en las celebraciones del conocido como "Día del Sol", considerada la festividad más importante del país, pero los fastos se limitaron a festivales artísticos, eventos deportivos y ofrendas florales.

Todas las calles de Pyongyang fueron empapeladas con carteles conmemorativos a Kim Il-sung, pero este año se evitó incluir en esta decoración propagandística menciones al arsenal de misiles y nuclear norcoreano.

La festividad se da mientras el país se prepara para la celebración de dos históricas cumbres, una con Corea del Sur y otra con Estados Unidos (EE.UU.).

Kim Jong-un se reunirá con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, el 27 de abril en la frontera entre los dos países y con el presidente de EEUU, Donald Trump, previsiblemente en mayo o principios de junio en una localización todavía por determinar.

Kim Jong-un visitó por primera vez China el pasado marzo, un viaje secreto que reabrió los lazos entre ambos gobiernos, que se había enfriado por el desacuerdo de Pekín con el programa nuclear y balístico norcoreano y el consiguiente apoyo de las sanciones de la ONU contra Pyongyang.

Así, las referencias belicosas desaparecieron también en la muestra anual con motivo del "Día del Sol" dedicada en exclusiva a la orquídea "Kimilsungia", cuyo nombre se inspira en el gran líder norcoreano, y que suele estar plagada de expositores que representan misiles y cohetes norcoreanos.

Esta delegación llega pocas semanas después de que Kim realizó una sorpresiva visita a Pekín para reunirse con el presidente Xi Jinping.