Financiera

El gobierno busca frenar el aumento en los combustibles

El gobierno busca frenar el aumento en los combustibles

El incremento que experimentó la divisa norteamericana en los últimos días puso presión sobre el importe de naftas, ya que el petróleo se comercializa en billetes verdes.

Según publicaron medios nacionales, el ministro de Energía, José Aranguren, recibió a representantes de las principales petroleras para analizar la situación en el sector de los combustibles, frente a las turbulencias internas que marcó el salto del dólar y frente al avance del precio del crudo Brent por encima de los 75 dólares el barril. Sucede que el 80% del costo de los combustibles están atados al crudo, que se compra y vende en pesos, pero a una cotización atada al dólar. La única vía para hacerlo, según consideran, es con un aumento de los precios al consumidor.

Desde fines del año pasado, el mercado de combustibles en la Argentina se rige con una mínima intervención de la política. En todos los casos, las petroleras esgrimieron que lo hicieron por la devaluación del peso y un mayor costo del petróleo crudo, cuyo precio es internacional.

Sessions anunció en la frontera plan de "tolerancia cero" con cruces ilegales
Lamentó que en el país viven once millones de indocumentados y que a esa cifra hay que sumar la "afluencia masiva" a través de la frontera sur.

Tanto Aranguren como la Jefatura de Gabinete creen que una nueva intervención oficial para contener los aumentos sería una mala señal para el mercado, que emparentaría la gestión actual a la de Cristina Kirchner.

Las petroleras descuentan que Aranguren les pedirá espaciar los aumentos. Esperan que, a cambio, el Gobierno les compense el quebranto con una posible reducción de gravámenes sobre los combustibles mientras dure la presión cambiaria, algo que también está en la agenda del Gobierno.

Las petroleras le plantearán al Gobierno que necesitarían una recomposición y se especula que hasta podría haber un congelamiento de los precios por 60 días. De esa manera, la devaluación desde fines del mes pasado es de 6,75 por ciento. Cabe destacar que la suba del dólar y el alza del precio del petróleo ya implica para las empresas un argumento para aumentar sus productos. Este año hubo ajustes en enero, febrero y abril, totalizando un alza cercana al 18 por ciento.