Internacional

El líder opositor Nikol Pashinián, elegido primer ministro de Armenia

El líder opositor Nikol Pashinián, elegido primer ministro de Armenia

El parlamento eligió a Nikol Pashinian por 59 votos a favor y 42 en contra, coronando un mes de protestas multitudinarias que incluyeron la renuncia del anterior primer ministro y otras maniobras políticas. El Partido Republicano aceptó la semana pasada respaldar al candidato a primer ministro propuesto por un tercio de los diputados, abriendo la vía a la elección de Pashinian.

Cientos de autos fueron estacionados en las principales calles y avenidas de Ereván, mientras manifestantes, en su mayoría jóvenes, marcharon por el centro de la ciudad.

El descontento de los armenios por la pobreza y la corrupción generalizada en el país se fue cocinando durante años, pero Pashinian fue capaz de galvanizar ese sentimiento en un movimiento ocasionalmente ruidoso pero su mayoría pacífico. La elección pondrá fin de inmediato al caos político, pero aumenta la incertidumbre en el largo plazo.

El 13 de abril en Armenia comenzaron protestas, cuando la oposición rechazó la elección del expresidente Serzh Sargsián como primer ministro, acusándolo de una política ineficaz y del deterioro de la situación económica.

Cepal sesiona en Cuba sobre desarrollo económico y desigualdad
Luego de pasar revista a la Guardia de Honor, Díaz-Canel y Guterres intercambiaron saludos con los miembros de ambas delegaciones.

Tras la votación en la Asamblea Nacional, el primer ministro se dirigió a la Plaza de la República de Ereván para celebrar su victoria con decenas de miles de ciudadanos que le esperaban allí. El día 17, la oposición proclamó una 'revolución de terciopelo', insistiendo en su carácter no violento.

A pesar de las manifestaciones, Sargsián fue ratificado en el cargo de primer ministro tras haber ocupado la presidencia de Armenia durante un decenio. Sin embargo, tras seis días en el poder, fue destituido en medio de protestas masivas el 23 de abril.

Anteriormente en Armenia entraron en vigor unas enmiendas a la Constitución que le conceden al primer ministro los poderes más amplios.