Internacional

Sanciona a empresas de Venezuela por lazos con el narcotráfico

Sanciona a empresas de Venezuela por lazos con el narcotráfico

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) ha incluido en su "lista negra" de narcotraficantes a Pedro Luis Martín Olivares, un ex alto cargo del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), al que acusa de haber lavado dinero junto a Hugo Armando Carvajal Barrios, hombre de confianza del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013), de acuerdo con un comunicado del Departamento del Tesoro estadounidense.

De esta manera, el Tesoro ha impuesto sanciones contra 20 compañías en Venezuela y Panamá, propiedad de los tres individuos mencionados, que ahora tendrán congelados todos los activos eventuales que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y tendrán prohibido realizar cualquier transacción financiera en el país norteamericano, reza la nota.

El secretario del Tesoro Steven Mnuchin dijo en un pronunciamiento paralelo que la sanción a Martín Olivares obedece a sus "generalizadas actividades de tráfico de drogas y lavado de dinero".

AMLO propone concesionar la obra del Nuevo Aeropuerto
Otro gran empresario que se pronunció en contra fue Carlos Slim , en su discurso, fue crítico a la idea de que fuera un proyecto que no se dio en su totalidad a la inversión privada.

El organismo señaló además a Walter Alexander Del Nogal Márquez y Mario Antonio Rodríguez Espinoza por brindar apoyo financiero o tecnológico en respaldo a las actividades internacionales de narcotráfico que dirigía Martín. "La corrupción sistémica y el colapso del estado de derecho son características definitorias del gobierno de Venezuela", argumentó el Tesoro en un comunicado. Mientras que Del Nogal Márquez, ex comisario de la antigua Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención, es propietario de cinco compañías las cuales se encuentra en Panamá.

También, según EE.UU., Martín Olivares facilitó el tráfico de cocaína en la frontera entre Colombia y Venezuela mediante el pago de sobornos a funcionarios venezolanos.

Según el Departamento del Tesoro de EE.UU., las empresas eran utilizadas "para blanquear ganancias ilícitas tanto del tráfico de narcóticos como de la extorsión", y operaban en diversos rubros, incluyendo seguridad privada, transporte, instalación de productos electrónicos, bienes raíces, construcción, productos petroleros, consultoría y servicios financieros.