Salud

Científico que pedía la eutanasia se suicida con ayuda de una fundación

Científico que pedía la eutanasia se suicida con ayuda de una fundación

Activistas por el derecho a morir respaldan su decisión.

Goodall dijo que espera que su muerte ocurra a medianoche del jueves. Dice que posiblemente morirá de una inyección letal, pero que deja a los médicos la decisión sobre el método.

"Ya no quiero vivir más", dijo Goodall. "Mi sentimiento es que una persona mayor como yo debe beneficiarse de sus plenos derechos de ciudadano, incluido el derecho al suicidio asistido".

En su encuentro con los periodistas, el científico se mostró sorprendido del eco mediático que ha recibido su caso, según reportó la agencia de noticias suiza ATS. Esto después de un fallido suicidio y de una caída que deterioró aun más su calidad de vida con su avanzada edad.

El conjunto Exit International está ayudando al abuelito a cumplir su cometido, y se han declarando en contra del país diciendo que "uno de los hombres más prominentes no debería ser forzado a viajar a otro país, al otro lado del mundo, para morir con dignidad".

Las autoridades de la clínica suiza que ayudarán a morir a Goodall calificaron de "atrocidad" el hecho de que Australia no lo haya autorizado a poner fin a su vida en su propio país.

El botanista señaló también que estaba perdiendo la vista y el oído, y que se alegraba de poder verse "aliviado" de todo ello.

Trump exige que trabajadores de la industria automotriz mexicana ganen más — TLCAN
Este lunes en Washington Estados Unidos arranca la ronda de negociación por diez días, que esperan los mercados, pueda ser la final.

Goodall, un reconocido botanista que ha publicado extensamente en revistas científicas, se convirtió en un activista de la eutanaisa, un acto que está prohibido en Australia, el país que lo vio nacer, con excepción de un estado, que lo ha legalizado recientemente pero de forma muy restringida y solo a partir del próximo año.

Al contrario que Exit, la mayor asociación de ayuda al suicidio de Suiza que sólo atiende a los residentes helvéticos, el 75% de los pacientes de Eternal Spirit son extranjeros, que deben pagar los exámenes médicos y las tasas de admisión, caras en Suiza.

Al llegar a Suiza, este lunes, a Goodall lo consultaron dos médicos -uno de ellos psiquiatra-, quienes aprobaron el acto de asistencia en el suicidio.

El profesor Goodall es un investigador honorario, asociado con la universidad de Perth y ha producido docenas de investigaciones hasta estos días, donde seguía editando para algunos diarios de ecología de su región.

Tras el recurso de Goodall, que contó con un gran apoyo de la opinión pública, la decisión fue revertida.

El suicidio asistido es legal en Suiza desde los años 40.

Goodall nació en Londres en 1914 y se mudó a Australia en 1948, donde trabajó en la Universidad de Melbourne. Estoy contento de dejarlas inconclusas”, señaló Goodall.