Tecnología

Descubren un asteroide aislado en los límites del Sistema Solar

Descubren un asteroide aislado en los límites del Sistema Solar

Según este modelo, el Cinturón de Kuiper, una región fría más allá de la órbita de Neptuno, debería contener una pequeña fracción de estos cuerpos rocosos (como asteroides ricos en carbono) llamados asteroides carbonáceos.

"2004 EW95 no solo se mueve, sino que también es muy débil", agrega Seccull.

Los primeros días de nuestro sistema solar fueron tempestuosos, así lo predicen los modelos teóricos del período que, además, establecieron que los gigantes gaseosos, justo después de formarse, expulsaron cuerpos rocosos pequeños del sistema solar interno a órbitas lejanas, a gran distancia del Sol.

El curioso objeto probablemente se formó en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y ha sido arrojado a miles de millones de kilómetros desde su origen hasta su hogar actual en el Cinturón de Kuiper.

"Si bien ha habido informes anteriores de otros espectros 'atípicos' de objetos del cinturón de Kuiper, ninguno se había confirmado hasta ahora con este nivel de calidad", comenta Olivier Hainaut, astrónomo de ESO que no forma parte del equipo. Aunque el objeto tiene 300 kilómetros de diámetro, actualmente se encuentra a cuatro mil millones de kilómetros colosales de la Tierra, lo que hace que recopilar datos de su superficie oscura y rica en carbono sea un desafío científico exigente.

Se trata del primer asteroide carbonáceo que se detecta tan lejos, y su composición confirma que llegó hasta allí tras haber recorrido miles de millones de kilómetros.

El equipo descubrió que el inusual Objeto de cinturón de Kuiper 2004 EW95 es un asteroide rico en carbono, el primero de este tipo que se confirma en los fríos confines del Sistema Solar. "Tuvimos que usar una técnica muy avanzada de procesamiento de datos para extraer la máxima información posible".

"Teniendo en cuenta la actual ubicación del 2004 EW95, en la helada periferia del sistema solar, se puede deducir que fue expulsado hasta su órbita actual por un planeta migratorio durante los primeros días de vida de nuestro sistema solar", explica Seccull en el portal del ESO.

Sin embargo, incluso con el impresionante poder de recolección de luz del VLT, 2004 EW 95 todavía era difícil de observar.

" Es como observar una montaña gigante de carbón contra el lienzo negro como la brea del cielo nocturno " , dijo el coautor Thomas Puzia de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

"El descubrimiento de un asteroide carbonáceo en el cinturón de Kuiper es una verificación clave para una de las predicciones fundamentales de los modelos dinámicos del sistema solar temprano", concluyó. Su espectro de reflectancia, es decir, el patrón de luz que se refleja en él, era claramente distinto de los otros objetos observados del sistema solar externo, aseguran los científicos, de la Universidad de Queen's en Belfast (Irlanda).

Los hallazgos de los astrónomos son publicados en las páginas de la revista The Astrophysical Journal Letters.