Internacional

A "cintazos": Video muestra brutal paliza de policías a un detenido

A

Uno golpea reiteradamente con un cinto al sospechoso, que está doblado hacia adelante y apenas balbucea.

Si bien el video recién trascendió en las últimas horas, según se informa en el sitio web de El Territorio, el hecho en realidad tuvo lugar en octubre del año pasado y la víctima es un hombre identificado como Daniel Natanael V., de 39 años, quien padece esquizofrenia y en ese entonces había sido detenido bajo sospecha de sustraer la caja fuerte de un supermercado local. "No vamos a tolerar este tipo de conductas en Misiones", dijo el comisario general Manuel Mártires Céspedes, quien tomó la determinación de "remover al comisario y todo el personal involucrado, los cuales ya no tendrán futuro en la institución".

"Tres o cuatro policías no pueden de ninguna manera manchar la imagen de la institución", afirmó Céspedes, por lo que se dispuso apartar del servicio activo "al jefe de la comisaria y a tres subalternos que son observados en este video".

Según las pesquisas preliminares el hecho ocurrió en octubre pasado y fue la propia institución la que decidió judicializar este caso como "abuso de autoridad".

La acción de estos policías fue calificada por Céspedes como un caso de "abuso de autoridad" que no fue denunciado, pero que la institución ya se ocupó de judicializar.

Las imágenes en cuestión impactan.

Un grupo de policías torturó pegándole cinturonazos a un preso que estaba indefenso sentado en una silla. El sonido del cinto sobre la piel de la espalda del hombre reducido, conmueve. Se trata de un vecino con problemas de adicciones y un prontuario importante por delitos en contra de la propiedad. El policía que lo castigó se ensañó con él mientras lo interrogaba por un robo.

Los parientes del golpeado dicen que Daniel no está en sus cabales por su adicción a las drogas y que es habitual que la Policía lo detenga.

Sus familiares aseguran que en una ocasión le colocaron una bolsa en la cabeza y lo torturaron con el "submarino seco". Es decir, la técnica de dejar al torturado al borde de la asfixia para que "cante".