Deportes

Iglesia nicaragüense convoca diálogo ante crecientes protestas contra el gobierno

Iglesia nicaragüense convoca diálogo ante crecientes protestas contra el gobierno

El Gobierno hizo la invitación antes de que venciera este lunes el plazo de tres días que la CEN había otorgado a Ortega para que permitiera el ingreso de la CIDH con el fin de "aclarar las muertes y desapariciones de nicaragüenses" ocurridas en las protestas.

Por su lado, Francisca Ramírez, integrante del Movimiento Campesino del país, lamentó que el diálogo nacional se dé aún en medio de la represión contra manifestantes.

"Mañana desde las 10 de la mañana (16:00 GMT) estará instalado el diálogo nacional por los señores obispos, estará allí nuestro presidente, nuestros representantes, según la metodología y la organización que dispongan los obispos de Nicaragua como mediadores y testigos de este evento histórico", dijo Murillo, según reseña el periódico local Nuevo Diario.

Los bloqueos de carreteras y manifestaciones continuaban en ocho departamentos, incluida la capital, donde miles de personas se desplazaron a Masaya, 30 km al sur, que el sábado sufrió horas de "terror y zozobra" ante una feroz represión que dejó un muerto y 150 heridos, según la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

El presidente de la Conferencia Episcopal, Leopoldo Brenes, estableció este miércoles 16 de mayo a las diez de la mañana como la fecha definitiva para dar inicio a la mesa de diálogo nacional para poner fin a la crisis de Nicaragua pese a que reconoció que "las circunstancias para dicho diálogo no son las más idóneas".

Conferencia Episcopal de Nicaragua se pronuncia sobre el diálogo nacional
Muere víctima 52 en protestas de Nicaragua tras 22 días de luchar por su vida

El diálogo nacional convocado para hoy con el objetivo de superar la crisis que ha cobrado entre 54 y 65 vidas fue condicionado por el gobierno de Daniel Ortega, según una carta divulgada ayer por el rector de la Universidad Americana (UAM), Ernesto Medina.

Acompañado de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, Ortega fue inusualmente encarado por miembros de la sociedad civil quienes lo calificaron de "asesino" y le exigieron el cese de la "represión" de las fuerzas del orden y de grupos de simpatizantes que actúan como fuerzas de choque.

La Iglesia católica actuará en este diálogo como mediadora y testigo.

"Vamos al diálogo y discutamos ahí los temas que le convienen a Nicaragua y pongámonos de acuerdo para que el país siga marchando", señaló Pastrán, que considera que el Gobierno de Nicaragua, está dando muestras de voluntad políticas al diálogo, al crear las condiciones mínimas, al permitir la entrada al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que debe escuchar a todos los sectores.

"Esta no es una mesa de diálogo, es una mesa para negociar su salida", le dijo a Ortega un joven universitario que no se identificó. "El diálogo es una puerta más para cambiar Nicaragua", afirmó el sacerdote que ha criticado abiertamente al gobierno de Ortega y Murillo en esta crisis.