Internacional

Juan Carlos Cruz: "Se van tres obispos corruptos y seguirán más"

Juan Carlos Cruz:

Asimismo, Francisco aceptó las renuncias de otros dos obispos: el de Puerto Montt, monseñor, Cristian Caro Cordero, y el de Valparaíso, monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar, en el marco de la causa por pedofilia.

El papa Francisco aceptó este lunes la renuncia de tres obispos chilenos, entre ellos Juan Barros, una figura clave en el escándalo de abusos sexuales que sacudió a la Iglesia católica del país sudamericano, informó el Vaticano.

Por último, siempre en Chile, el Papa ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Osorno, presentada por Mons.

La noticia se conoce en la víspera de que el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y el sacerdote de la Congregación de la Doctrina de la Fe, Jordi Bertomeu, viajen a Chile para efectuar una nueva investigación sobre estos casos.

En reemplazo de Barros, acusado de encubrimiento en un polémico caso, el Papa designó a Jorge Concha, quien se desempeñaba como obispo auxiliar de Santiago de Chile.

Karadima, de 81 años, fue sancionado en 2011 por la Santa Sede y condenado a un retiro de por vida de sus funciones por delitos cometidos entre 1980 y 1995, según acreditó más tarde la Justicia chilena, que no pudo aplicarle ningún castigo porque los hechos ya habían prescrito.

Francisco les pidió perdón en nombre propio y de la Iglesia y ellos a su vez le solicitaron que esas palabras se transformaran en "acciones ejemplares" para acabar con la pederastia.

Francisco llamó entonces a 34 obispos chilenos al Vaticano y dialogó con ellos entre el 15 y el 17 de mayo, unas reuniones que acabaron con la presentación de sus renuncias en bloque tras reconocer que habían cometido "graves errores y omisiones".

"En tal caso, el obispo diocesano colabora, en cuanto le compete, al pleno, libre y sereno cumplimiento del mandato del administrador apostólico", se explica.

"No puedo estar más emocionado y feliz especialmente por la gente de Osorno (.) Hoy día se están yendo los delincuentes para la casa y eso es lo importante", dijo Juan Carlos Cruz, una de víctimas de Karadima.