Financiera

Persiste obsesión de Trump: "El comercio es tonto si no es recíproco"

Persiste obsesión de Trump:

Al final, el CEIGB apunta que las tensiones comerciales - reflejadas en las relaciones de Estados Unidos con China y con sus socios del TLCAN, así como en la investigación sobre el posible establecimiento de nuevos aranceles a las importaciones estadounidenses de automóviles - están atravesadas por "las elecciones intermedias que se celebrarán en Estados Unidos el próximo 6 de noviembre", las cuales trastocan la estructura de incentivos y riesgos políticos a partir de los cuales el Presidente Trump tomará sus decisiones en el corto plazo.

La diplomática agregó que todavía está tratando de reunirse con el Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en Washington esta semana. "¡Ellos pagan solo una fracción del costo - y se ríen!"

"¿Por qué debo, como presidente de Estados Unidos, permitir que países continúen logrando masivos superávits comerciales, como lo han hecho durante décadas, mientras nuestros agricultores, trabajadores y contribuyentes tienen tan enorme e injusto precio que pagar?"

El gobierno federal, junto con el sector agropecuario, tienen un as bajo la manga para presionar a Estados Unidos a retirar los aranceles impuestos al acero y aluminio de México. "800.000 millones de dólares en déficit comercial".

"Protegemos a Europa (lo que es bueno) a una gran pérdida financiera, y después nos golpean injustamente en comercio", dijo. Indirectamente, los miembros de la OTAN contribuyen a la alianza a través del tamaño de sus presupuestos militares, y Estados Unidos también gasta más en defensa que cualquier otra nación.

Trump tuiteó desde Singapur, a donde viajó para una cumbre con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, tras asistir a la cumbre de líderes del G-7 en Canadá. México fue el primer país en responder, anunciando la imposición de aranceles de entre 5 y 25 por ciento a una serie de productos estadounidenses.

Los investigadores señalan que, incluso dentro de Estados Unidos, la medida del Presidente Trump no fue bien recibida, pues "está enfocada a beneficiar únicamente a los productores de acero y aluminio de Estados Unidos en detrimento de todas las cadenas de suministro que utilizan dichos metales", de tal suerte que se crearán "algunos nuevos empleos en las plantas fundidoras en territorio estadounidense", pero "muchos otros se perderán en diversas industrias manufactureras". "No pelearnos, no desesperarnos, hay que apostar al diálogo, no romper, porque necesitamos que se mantenga la relación económica, comercial y de amistad".