Internacional

Kim Jong Un aceptó invitación para ir a Washington

Kim Jong Un aceptó invitación para ir a Washington

Esta reunión, la primera entre un presidente estadounidense en actividad y un líder norcoreano, estuvo marcada por apretones de manos y sonrisas, algo inimaginable hace pocos meses, cuando ambos cruzaban amenazas e insultos.

Reafirmando la Declaración de Panmunjom del 27 de abril de 2018, la RPDC se compromete a trabajar por la completa desnuclearización de la península coreana.

La cumbre era el evento más esperado desde que Ronald Reagan se reunión con Mijail Gorbachov en 1986.

Donald Trump y Kim Jong Un, dos hombres de estilos distintos y con más de 30 años de diferencia, se estrecharon la mano durante varios segundos y se dijeron unas palabras.

El escepticismo es aún mayor tras conocerse el contenido de la declaración conjunta que firmaron Kim y Trump, en la que no se establecen pasos concretos o una hoja de ruta que diga claramente cuál es el camino que hay que recorrer para lograr el desarme nuclear norcoreano. Trump dio las gracias a Kim por dar "el primer paso valiente hacia un futuro brillante".

Cielosports: La lluvia fue protagonista en la jornada del Abierto Francés
Tras la suspensión ayer por la lluvia, hoy finalmente se pudieron disputar los dos partidos de cuartos de final del cuadro masculino.

Las informaciones también destacaron el abrupto y sorprendente anuncio realizado por Trump tras las cumbre en el que aseguró que se cancelarán las maniobras militares anuales que realizan Corea del Sur y EEUU en lo que supondría gesto de buena voluntad hacia Corea del Norte, que los suele denunciar como un ensayo para invadir su territorio.

En la cumbre, Trump subrayó que Corea del Norte tiene mucho que ganar desarticulando su arsenal nuclear e integrándose al concierto de naciones, un tema que volvió a abordar en Twitter. China, principal aliado de Corea del Norte, aplaudió el comienzo de una "nueva historia" e hizo un nuevo llamamiento a la "desnuclearización total" de su vecino. Pero no está claro lo que ha recibido a cambio.

Esas negociaciones comenzarán a partir de la próxima semana y estarán dirigidas por el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, figura clave en el diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Trump protagonizó así uno de los momentos más curiosos de la cumbre, pero no fue el único. En su rueda de prensa, Trump dijo que las sanciones se reducirían cuando "las armas nucleares ya no fueran un factor".

Pero el presidente estadounidense dijo que había invitado a Kim a visitar la Casa Blanca en "el momento apropiado" y que el líder norcoreano había aceptado su invitación. Según la declaración conjunta, ambos líderes se "comprometieron a crear un régimen de paz duradero y sólido en la Península Coreana".