Internacional

Lula seguirá en la cárcel tras un duro embate jurídico

Lula seguirá en la cárcel tras un duro embate jurídico

Por otro lado, el Partido de los Trabajadores (PT), liderado por Lula, ha indicado este domingo que la liberación de su líder sería la liberación de Brasil, demostrando que el sistema judicial del país suramericano "está al servicio de intereses políticos y económicos".

Por la mañana Favreto ordenó la liberación de Lula, poco después Gebran Neto (quien lleva su caso normalmente) bloqueó la decisión, pero Favreto insistió y dio un plazo de una hora para que Lula dejara la cárcel, cosa que no ocurrió.

"El juez federal de guardia, con todo el respeto, es una autoridad absolutamente incompetente para sobreponerse a la decisión del colegiado" del TRF4 y también "del plenario del Supremo Tribunal Federal", que ya negó la liberación de Lula recientemente, adujo Moro en su despacho.

Lula está encarcelado desde abril en la sede de la Policía Federal de Curitiba tras ser condenado en segunda instancia a doce años y un mes de prisión por corrupción.

La Fiscalía General también pidió a la corte de apelaciones suspender la concesión del hábeas corpus por considerar que el juez Favreto no tiene competencia para liberar a Lula y que no hubo ningún acto "ilegal" en la orden de prisión decretada por Moro.

Los jueces del caso Lava Jato, Sérgio Moro y Gebran Neto, de vacaciones, sostienen que Favreto carece de competencia.

Juez de guardia insiste y ordena liberar a Lula de inmediato
La condena fue ampliada hasta los 12 años y 1 mes por un tribunal de apelación. Las imágenes de protesta se repitieron en otras ciudades del país.

O'Globo, el principal medio de comunicación de Brasil, calificó la situación como una "anarquía judicial" en su editorial de este lunes, tras el enfrentamiento entre Favreto y Gebran Neto, aunque tras la decisión del presidente TRF4 eliminó de su portal dicho contenido.

En el pasado mes de abril, Lula fue acusado por la justicia brasileña de haberse beneficiado de un apartamento en una playa de São Paulo ofrecido por la constructora OAS, a cambio de mediaciones para obtener contratos en la petrolera estatal Petrobrás.

El PT ha mantenido la candidatura de Lula a pesar de su arresto, pero según la ley electoral, se encuentra virtualmente inhabilitado después de la condena en segunda instancia.

Alckmin sugirió que el juez que intentó liberar a Lula "hacía el juego de los enemigos de la democracia" y Ciro Gomes, pese a estar en el ámbito de una izquierda que defiende la inocencia del líder del PT, afirmó que "asusta ver a magistrados que actúan de una forma en que se pone en duda su imparcialidad". Las decisiones antagónicas han dejado a la Policía Federal de Curitiba, capital del estado de Paraná, atada de pies y manos.

La contienda entre ambos jueces causó incertidumbre, e incluso decenas de simpatizantes de Lula llegaron hasta el lugar donde está recluido ante la expectativa de que fuera liberado. Una noticia que tomó por sorpresa a Lula y a sus seguidores.