Internacional

Fracasado intento de liberar a Lula caldea el clima electoral en Brasil

Fracasado intento de liberar a Lula caldea el clima electoral en Brasil

En el ex Congreso Nacional, distintas figuras políticas cercanas a la izquierda, firmaron y presentaron una carta que, aseguran, es un gesto con el que buscan que Luiz Inácio Lula da Silva pueda ser candidato presidencial en Brasil.

El 'timing' era perfecto: dos días después de la eliminación de la Seleçao en la Copa del Mundo, los brasileños ya no estaban con la mente obnubilada por el fútbol y la política podía retomar sus derechos.

La Justicia Federal brasilera había acatado el hábeas corpus que presentaron el viernes tres diputados del Partido de los Trabajadores (PT).

La expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, se sumó este lunes a la iniciativa protagonizada por 43 personalidades de la izquierda chilena, quienes dieron a conocer una petición para que el exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) pueda inscribir su candidatura para las elecciones presidenciales de octubre.

En su polémica decisión, el juez Favreto argumentó que la prisión del expresidente le impide ejercer sus derechos como precandidato a la presidencia de la República, lo que consideró como un episodio "nuevo" a tener en cuenta para su puesta en libertad.

Al respecto, el canciller Roberto Ampuero llamó a actuar con "prudencia" y a "respetar" al poder judicial de Brasil.

Una vez desautorizado el pedido de Favreto, y con la libertad de Lula otra vez lejana, líderes del PT salieron a repudiar la decisión.

Después de las decisiones conflictivas, Rogério Favreto dio plazo de una hora para la liberación del ex presidente.

Roban material radioactivo en la Ciudad de México
Cabe destacar que la Coordinación Nacional de Protección Civil se encuentra en plena coordinación con el Gobierno de la Ciudad de México y las instancias federales para la realización de acciones de búsqueda y medidas preventivas, agregó.

Para poner fin a toda esa confusión, el presidente del TRF4 acabó decidiendo en la noche que Lula permanecería entre rejas.

Para los seguidores del exobrero metalúrgico, el entusiasmo pasó rápidamente a la cólera.

"¡Qué vergüenza para el sistema judicial brasileño! Vale todo para perjudicar a Lula y, en consecuencia, a la democracia y al pueblo brasileño", dijo la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann.

Según el grupo de análisis Eurasia Group, el ruido alrededor de la situación legal del exmandatario, de 72 años, "refuerza la capacidad del PT de propagar la narrativa de la 'persecución política' y aumenta las posibilidades de ese partido de llegar al segundo turno" en las elecciones.

Muchos otros candidatos no esperaron a manifestarse.

Según los fiscales, "un juez de guardia es incompetente para revocar la decisión de un colegiado", en alusión a fallos del TRF-4 y otras cortes superiores que ya habían negado recursos similares en favor de Lula.

"En Brasil, la ideología es peor que la corrupción", denunció. "No creo que los indecisos fueran convencidos por esta estrategia", concluyó.

Finalmente, el presidente del TRF4, Carlos Eduardo Thompson Flores acabó por zanjar la polémica, al determinar el retorno de los autos del caso al gabinete del juez Gebran Neto, "así como la manutención de la decisión proferida por él" de que Lula siga en la cárcel.