Internacional

La oposición urge retomar el diálogo en Nicaragua

La oposición urge retomar el diálogo en Nicaragua

La manifestación se realizará en Managua e iniciará en la rotonda Cristo Rey para luego finalizar en la rotonda La Virgen y hace parte de las protestas contra el Gobierno de Daniel ortega que comenzaron el pasado 18 de abril, según señaló la alianza opositora.

"Hacemos un llamado urgente para una salida pacífica, reinstalar el diálogo con la Conferencia Episcopal como mediadores y testigos, demandamos que se den pasos coordinados para restablecer la seguridad ciudadana, para tener un trabajo, paz", reiteró la alianza en un comunicado.

"A todos los presos políticos les aseguramos que no están solos".

La Alianza se unió al Comité Pro Libertad de los Presos políticos para exigir su libertad y el respeto a las garantías de todos los nicaragüenses que han sido arrestados por el régimen Ortega-Murillo, por el simple hecho de disentir con la acción represiva del Gobierno y apoyar el proceso de democratización de Nicaragua.

"Sabemos por qué y cómo murieron esos 197 hermanos cuya vida fue segada por los criminales, ellos los mataron, y deben pagar por sus crímenes", declaró el martes la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo.

Organización humanitaria cierra en Nicaragua por amenazas
La Anpdh , constituida formalmente en Nicaragua en 1991, ha sido una de las más activas en la defensa de los derechos humanos en medio de la crisis que vive Nicaragua .

Las cifras oficiales también son menores a las de fuentes independientes, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ha reportado 317, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), con 305, y la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), con 448.

Mientras, la ONG Human Rights Watch (HRW) criticó el despido de decenas de médicos nicaragüenses en una aparente represalia por haber participado en las protestas contra el Gobierno o haber expresado diferencias con su gestión.

Nicaragua vive una grave crisis política desde el pasado 18 de abril cuando los nircargüenses salieron a las calles para protestar contra el Gobierno de Ortega.

"Se comete otra aberración, que es inventar situaciones de culpabilidad a los prisioneros, los llevan a tribunales bajo el control del régimen, y quienes llegan a acusar al estudiantado y a la población son los mismos que los aprehendieron ilegalmente o los torturaron en las mazmorras de la familia Ortega-Murillo", agregaron los denunciantes.

Según la CIDH, Nicaragua vive una "tercera fase" de la represión gubernamental, "más ruda, más explícita y burocrática", que es la "criminalización de manifestantes", luego de la primera que consistió en agresiones a protestas callejeras, y la segunda, con ataques armados contra ciudades rebeldes, todas con saldos mortales.