Internacional

Un puñado de neonazis marcha en Washington ‘por derechos de los blancos’

Un puñado de neonazis marcha en Washington ‘por derechos de los blancos’

Trump fue muy criticado el año pasado por sus polémicas declaraciones tras el episodio, ya que responsabilizó tanto a los neonazis como a los manifestantes de izquierda.

Al cumplirse el primer aniversario de esos hechos, la red "Unite the Right" prevé una nueva concentración para este domingo, pero esta vez en Washington, en los alrededores de la Casa Blanca.

Para garantizar la seguridad del recinto, a las 10.00 hora local (14.00 GMT), la Policía municipal prohibió acceder a cualquier peatón a la explanada que se sitúa frente a la mansión presidencial, de forma que los manifestantes tendrán que quedarse dentro del Parque Lafayette.

Familias con menores, personas comprometidas contra los discursos de odio, activistas afroamericanos, antifascistas y socialistas son algunos de los perfiles que podían verse en la Freedom Plaza, ubicada a unos 700 metros de la Casa Blanca.

Diversos grupos de manifestantes se reunieron a mediodía en el centro de la ciudad entonando consignas y elevando pancartas con mensajes de rechazo al racismo, la xenofobia y el fascismo para evitar que se repitan sucesos trágicos como los vividos en agosto de 2017.

Las autoridades buscarán impedir que los dos grupos entren en contacto con un importante dispositivo policial.

La red ultraconservadora "Unite the Right" había obtenido en aquel momento autorización para una concentración en Charlottesville en protesta contra un proyecto de la alcaldía de retirar una estatua del general confederado Robert E. Lee.

Daddy Yankee sufre robo millonario en España
Sin embargo, no habrá más declaraciones al respecto para no ocasionar problemas a la investigación. El robo incluye además dinero en efectivo por un valor aproximado de dos millones de euros .

Aquella marcha había comenzado el 11 de agosto con cientos de simpatizantes neonazis, hombres que portando rifles, lanzando consignas nacionalistas y empuñando antorchas, en escenas que evocaron los mítines racistas del sur de Estados Unidos antes del surgimiento del movimiento por los derechos civiles universales.

Al finalizar la marcha se produjeron encuentros entre los supremacistas blancos y los contra-manifestantes, que realizaban una movilización antirracista.

"Creo que el presidente (Donald Trump) está reforzando el mensaje de los nazis porque apoya muchas de sus ideas, porque no ha salido a condenar los grupos que llegan hoy a la ciudad".

Algunos "dicen que la mejor estrategia es ignorar a los supremacistas blancos, que no les damos demasiada atención". Debemos unirnos como nación.

La marcha de hoy está organizada por el mismo responsable de la protesta de Charlottesville, Jason Kessler, quien tenía previsto repetir escenario este año, pero las autoridades locales le negaron el permiso. Condeno todo tipo de racismo y actos de violencia.

Lejos de esas 400 personas, ante la Casa Blanca se manifestaron solo una veintena de neonazis, según pudo comprobar Efe.