Internacional

Gobierno ve esfuerzos por fomentar "la violencia sectaria" en ataque en Kabul

Gobierno ve esfuerzos por fomentar

Además el número de personas que resultaron heridas también ha bajado de 67 a 56.

El atentado fue perpetrado por un atacante suicida, dentro de un salón de clases de la Academia Mawoud, un centro de educación privada que ofrece cursos a estudiantes que desean ingresar a la universidad, según reporte de la cadena TOLO News.

'La operación de limpieza terminó', anunció el portavoz de la policía de Kabul, Hashmat Stanikzai.

El edificio atacado fue un centro educativo privado en el que estudian principalmente menores, tanto niños como niñas.

El área, Dasht-e-Barchi, alberga un gran número de casas de personas pertenecientes a la minoría chií, objetivo habitual de la insurgencia en Afganistán.

El presidente afgano, Ashraf Gani, afirmó que atacar este tipo de instituciones va en contra de las "enseñanzas islámicas" y ordenó a las autoridades que investiguen a fondo lo sucedido y proporcionen ayuda "inmediata" a las víctimas, según se indica en un comunicado del Palacio Presidencial.

"A mí nadie me pagó por ninguna medida de mi Gobierno" — Cristina
El primero se hizo el 20 de enero de 2010, un día antes que se publicara el decreto 113/2010 por el que se renegociaron las condiciones del contrato de explotación de la Hidrovía .

Hombres armados sitiaron un complejo del servicio de inteligencia afgano en un barrio del noroeste de Kabul a primera hora del día, disparando contra las fuerzas de seguridad que accedían al recinto para frenar el asalto.

Estado Islámico publicó su reivindicación a través de su agencia de noticias, Aamaq, y dijo que más de 200 personas murieron o resultaron heridas el miércoles.

El ataque pone de relieve el alto precio que están pagando los ciudadanos afganos en el complejo conflicto, mientras el país tambalea por un reciente recrudecimiento de la violencia insurgente, que incluye un ataque masivo y de varios días llevado a cabo por los talibanes en la ciudad de Ghazni.

El último atentado de gran impacto tuvo lugar a finales de julio cerca del aeropuerto internacional de Kabul, minutos después de que abandonara la zona el convoy del vicepresidente afgano y antiguo señor de la guerra, Abdul Rashid Dostum.

El terrorista detonó un cinturón de explosivos en un "centro de apóstatas renegados", palabras con las que el grupo yihadista se refiere habitualmente a la comunidad chií, minoritaria en Afganistán.

Según la nota del órgano de propaganda del EI, el atentado causó más de 200 víctimas entre muertos y heridos.