Deportes

Cleveland rompe la racha de derrotas consecutivas... pero todavía no gana

Cleveland rompe la racha de derrotas consecutivas... pero todavía no gana

Fue el primer empate en la NFL en la Semana 1 desde 1971 y el primero de la liga desde que los Washington Redskins y Cincinnati Bengals terminaron 27-27 el 30 de octubre del 2016. Pero al parecer nade de eso le importa al jugador, quien está decidido a no volver hasta recibir un valor "justo por sus servicios". Primero fueron los Steelers, sin embargo, Chris Boswell falló su intento de gol de campo.

Roethlisberger lanzó tres intercepciones en la primera mitad y completó 23 de 41 pases para 335 yardas, lanzando un pase de touchdown 22 yardas a Antonio Brown en el último cuarto.

Una devolución de balón suelto de 83 yardas de Clayton Fejedelem con 24 segundos por jugar enterró las ilusiones de los Potros. Los Browns tuvieron que dejar a un lado el juego por tierra y empezar a atacar por la vía aérea, no obstante, no fue el fuerte de Taylor y los Browns sufrieron en demasía para mover el ovoide, aunque tuvo que ser la defensiva que provocó el fumble a Conner, recuperado por Garrett, que finalizó con el acarreo de una yarda de Hyde para acercarse 21-14 en el partido.

Steleers y Browns se 'llenan' de errores en el tiempo extra y acaban empatados
Cafés y Acereros empatan en un partido de locos

Para complicar las cosas, los Acereros no pasaron del empate en su debut contra los Cafés de Cleveland, donde sin embargo contaron con una buena actuación del novato James Corner, quien corrió 135 yardas y tuvo un par de anotaciones.

Poco antes de que culminase el partido, los Browns tuvieron la oportunidad de ganarlo, pero la mala decisión de Taylor provocó que los visitantes interceptaran el balón.

Steelers y Browns empatan a 21 puntos, siendo un resultado inédito en primera jornada aunado a que Cleveland pone fin a una racha de 18 derrotas consecutivas en temporada.

Florence toca tierra en EEUU E inunda parte de las Carolinas
El mar en ascenso se arrastró hacia la casa de dos pisos de Tom Copeland, que vive en una lengua de tierra rodeada de agua en Swansboro.