Financiera

Votantes listos para elección polarizada en Brasil

Votantes listos para elección polarizada en Brasil

El candidato del Partido Social Liberal (PSL), Jair Bolsonaro, y el aspirante del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, se pronunciaron después de que el Poder Electoral confirmara su pase a segunda vuelta en las presidenciales de Brasil este 7 de octubre.

Bolsonaro es un excapitán del ejército y legislador con 27 años en el Congreso que ha cosechado su popularidad presentándose como un "salvador de la patria" frente a los políticos "corruptos" que llevaron a la mayor economía del continente a una debacle.

Tras el anuncio de que finalmente disputaría la segunda vuelta, despejando el espectro de una victoria de Bolsonaro por nocaut, el candidato, que hizo toda la campaña bajo el eslogan "Haddad es Lula", agradeció el "liderazgo" de su mentor.

En tercer lugar se ubicaba hasta el momento el laborista Ciro Gomes, con un 12%.

La primera ronda dibuja un mapa geográfico electoral de Brasil muy dividido entre el noreste, como feudo de la izquierda y foco de población con renta más baja, que votó por el socialista; y el sur, sureste y centro, las regiones más ricas, marcadamente conservadoras.

Pero ante la diferencia de más de 18 millones de votos que le sacó Bolsonaro, Haddad necesita tejer más alianzas.

Dilma Rousseff: Estamos reafirmando la democracia de Brasil
El candidato de la extrema derecha Jair Bolsonaro superó todas las expectativas y rozó la mayoría absoluta con un 46% de los votos.

La preocupación radicaba sobre todo en la exacerbada polarización con la que el país llegó a las elecciones.

El candidato del PT, quien obtuvo el 29,02 % de los votos, estima que el resultado de este domingo es una invitación urgente para "unir a los demócratas de Brasil" y considera que la alta votación de su rival es una demostración de "los riesgos que corre la democracia". Sin embargo, debe lidiar con un historial de declaraciones racistas, misóginas y homófobas y con sus justificaciones de la tortura durante la dictadura militar (1964-1985), que le valieron un amplio rechazo de mujeres y de las minorías.

Haddad recordó además que como ministro de Educación de Lula trabajó junto a la ecologista Marina Silva y al centroderechista Henrique Meirelles, que presidió durante esa época el Banco Central. Sin el centro no se gana una elección y menos aún se gobierna, entonces precisa esos apoyos ya.

Aunque en el tramo final de la campaña, el PT subió el tono contra Bolsonaro al advertir al electorado que, con su elección, la democracia estaría en peligro incluso, mediante un video en el que se le comparaba con Hitler, esto no fue suficiente para que el candidato que odia a los homosexuales y discrimina a las mujeres casi rozara el triunfo en primera vuelta.

Para el Senado, el ganador fue Major Olimpio (del partido de Bolsonaro) con el 24%, seguido por Mara Gabrilli (PSDB), con el 17% y Eduardo Suplicy (PT) con el 15%.