Internacional

Enfrentamiento en frontera deja un muerto

Enfrentamiento en frontera deja un muerto

La multitudinaria caravana de migrantes centroamericanos detuvo ayer su avance en México tras una riña que dejó un migrante herido, en una jornada muy crítica en la frontera con Guatemala luego de que centenares de migrantes rompieran el cerco de seguridad. Los detalles sobre el despliegue, entre ellos, la cantidad de militares, todavía se están ultimando y se darán a conocer la noche de este domingo.

El sábado, Trump admitió que "algo ocurrirá la próxima semana" y confirmó que mandará efectivos adicionales para garantizar la seguridad de la frontera del país.

El gobierno de México rechaza y condena el uso de la violencia física o xenófoba, que es la antítesis de nuestras instituciones y vida democrática, y refrenda que los migrantes sólo pueden ingresar al país documentando su estancia y respetando las leyes establecidas, afirmó el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida.

Los agentes de la Policía Federal (PF) intentaron replegar a los manifestantes con gas lacrimógeno y balas de goma, pero en respuesta los migrantes arrojaron piedras, cohetones e incluso armaron bombas molotov para enfrentar a los uniformados mexicanos. Al menos tres de ellos dijeron a la AFP que pidieron el retorno voluntario a su país.

Tras agredir a adolescente: Diputada Ossandón entregó a su hijo a Carabineros
Tomaste una decisión difícil y dura, pero la correcta y la que enseñará una lección a Nicolás. "Eres una tremenda madre". El control de detención del hijo de la diputada se llevó a cabo durante la tarde de este domingo.

"Tienen que entrar de manera tranquila y segura, tienen que entrar de manera regular al país", decía un agente a los migrantes, agrupados detrás de la puerta metálica que conduce a territorio mexicano.

Personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas permanecen en el lugar y verifican las condiciones en que se está registrando esta nueva caravana de migrantes que llega por la frontera sur mexicana.

Las autoridades mexicanas reiteraron este domingo que dejarían pasar a los migrantes hondureños que se acojan al programa de refugiados.

Díaz Reyes es el tercer hondureño que ha muerto en el camino desde que una caravana, ahora formada por unas 7.000 personas, salió el día 13 de la ciudad de San Pedro Sula (norte) con dirección a Estados Unidos y gran parte de ella marcha por México actualmente.