Internacional

Rescatan a un bebé flotando sólo en el agua — Nueva Zelanda

Rescatan a un bebé flotando sólo en el agua — Nueva Zelanda

En un primer momento le pareció que se trataba de un muñeco, pero todo cambió cuando escuchó un "pequeño chillido". Efectivamente, se trataba de un bebé de 18 meses que, sorprendentemente, flotaba a la deriva en medio del océano Pacífico. "Entonces tendí la mano, lo agarré por el brazo y aún así seguía pensando que era tan solo una muñeca", relató, recordando lo sucedido el 26 de octubre por la mañana en una playa de Bay of Plenty, en la Isla del Norte. "Estaba flotando a un ritmo constante".

Según el diario Whakatane Beacon, el niño de un año y medio llamado Malachi Reeve habría salido gateando desde la carpa en la que se encontraba durmiendo con sus padres a las orillas del mar, siendo arrastrado por la corriente.

"Su cara parecía de porcelana, con el cabello corto pegado al rostro, pero soltó un pequeño grito y pensé, '¡Dios mío, es un bebé y está vivo!'". "Ese nene tuvo mucha suerte, no estaba destino a irse de este mundo ahora", agregó emocionado.

La esposa de Hutt, Sue, alertó al personal del campamento y el lugar les informó a la única pareja que habían visto con un niño pequeño. Primero pidió indicaciones a los administradores del camping y, después de que le indicaran dónde estaba la mamá del pequeño, corrió hacia la carpa para avisarle.

Cae 'El Muletas', operador del cártel de Sinaloa en Puebla
Después se convirtió en el líder del cártel cuando su hermano , quién era el jefe directo, murió en un enfrentamiento entre bandas rivales.

El pequeño había escapado de sus padres y terminó flotando en el océano. Porque apareció flotando en el agua, está vivo”, le dijo la mujer. "Creo que mi corazón se detuvo", contó al sitio Stuff. "Al mismo tiempo me sentí aterrada y aliviada de saber que estaba bien", comentó la madre del bebé. "Le di un abrazo gigante".

Los servicios de emergencia atendieron al niño durante 15 minutos antes de que llegara una ambulancia para llevarlo al Hospital de Whakatāne. "Nos trajeron al bebé, lo envolvimos en toallas y Sue -esposa de Gus- fue a informa a los padres del bebé". Esa era la primera noche de la familia allí y era la primera vez que se quedaban en el camping a dormir.

"A Malachi le sigue gustando el agua".

"Cierren bien y bien alto si tienen un niño que pueda alcanzar la altura".