Internacional

Descubren miles de cadáveres en fosas comunes en Irak

Descubren miles de cadáveres en fosas comunes en Irak

"Podría haber muchas más", reconoce el informe, debido a que algunas zonas son inaccesibles por la cantidad de minas colocadas en ellas o por seguir bajo la amenaza de células yihadistas clandestinas.

Entre las víctimas hay mujeres, niños, personas de edad avanzada, con discapacidades, miembros de las fuerzas armadas y de la policía iraquí y trabajadores extranjeros, según el documento.

Sin embargo, refirió que, en la fosa más pequeña, hallada en el oeste de Mosul, tenía los restos de ocho cuerpos, mientras que en la más grande hallada en Jasfa, al sur de Mosul, se cree que puede contener miles.

"Las fosas comunes documentadas en nuestro informe son un testimonio de la pérdida humana, el sufrimiento sustancial y la sorprendente crueldad" del grupo yihadista, subrayó el representante especial de la ONU para Irak, Jan Kubis. Todas las pruebas reunidas "serán fundamentales para garantizar unas investigaciones creíbles, y procesos y condenas de acuerdo con las normas internacionales", señalaron los expertos internacionales.

Trump dice que si los demócratas le investigan, el "Gobierno se paralizará"
Ese es Donald Trump quien, además de mejorar la economía y empeorar la vida democrática, es un genio de la comunicación.

La vocera añadió que conseguir la verdad y justicia "requieren la adecuada preservación, excavación y exhumación de las fosas comunes y la identificación de los restos de las numerosas víctimas y su devolución a sus familias".

Los autores del informe recuerdan que desde junio del 2014 hasta diciembre del 2017, el Estado Islámico se apoderó de grandes áreas de Irak, liderando una campaña de violencia generalizada y violaciones sistemáticas de los derechos humanos y el derecho humanitario, cuyas actividades pueden calificarse como "crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y, posiblemente, genocidio en virtud del derecho penal internacional".

Además, recordó Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, "aunque los crímenes horribles del EI ya no acaparan titulares, el trauma de las familias de las víctimas sigue existiendo y se desconoce la suerte que han corrido miles de mujeres, hombres y niños". Durante esos años los terroristas acabaron con la vida de civiles pertenecientes a minorías étnicas y religiosas iraquíes, como la yazidí, contra la cual ISIS cometió un genocidio según la ONU.

También los miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes y representantes del Estado, como jueces y gobernadores, fueron perseguidos por los yihadistas, que crearon su propia administración. Estos se encuentran apostados en zonas desérticas ubicadas en el este de Siria, fronterizas a Irak, y continúan actuando en el país, incluida la capital Bagdad.