Financiera

El dólar retrocedió más de 3 % para cerrar a 37,61

El dólar retrocedió más de 3 % para cerrar a 37,61

El dólar opera con franca baja este lunes y suma su cuarta rueda de operaciones en baja, para alejarse del límite de 40 pesos que rozó la semana anterior.

Según un promedio realizado por el Banco Central, la divisa finalizó este martes a $ 36,39 para la punta compradora y a $ 38,31 para la vendedora.

El volumen negociado en el segmento de contado fue inferior al del lunes al llegar tan sólo a US$ 596,455 millones.

Así, el dólar se volvió a acercar al piso de la banda de flotación dispuesta por la autoridad monetaria, ubicada apenas por encima de los $36, y la city porteña se encuentra a la expectativa de una posible intervención oficial en caso de profundizarse la tendencia negativa. Según el promedio que publicó el Central, el precio promedio fue de $37,61 (un peso con diecinueve centavos debajo).

Wall Street se desploma por nerviosismo sobre EU y comercio
Otros sectores fuertemente perjudicados hoy fueron el industrial (-4,35 %), el de los bienes no esenciales (-3,91 %) o el tecnológico (-3,86 %).

Como consecuencia de esa dureza monetaria y la escasez de pesos, el dólar terminaría el año a $39 en promedio y llegaría a $48,5 a fin del año próximo, con lo que subiría 24,4% en durante ese año, 3,4 puntos menos que la inflación del período.

El monto adjudicado hoy fue de $ 163.633 millones, lo que representó una absorción de casi $30.000 debido a que el vencimiento previsto para la fecha fue de $134.579 millones.

Este martes la tasa promedio de corte quedó en 60,003% (ver aparte). "El Central siguió bajando la tasa y el tipo de cambio en un contexto de contracción neta", enfatizó el economista de consultora Ledesma, Gabriel Caamaño. "Mientras expectativas mejoren y BCRA no busque anticiparceles, sino propiciar esa mejora, esto puede sostenerse", vaticinó Caamaño. "¿Estará el margen desde el lado del equilibrio dólar/tasa?", se preguntó.

"Mientras tanto, las tasas deberían seguir cediendo a un ritmo gradual, en un contexto de expectativas de inflación descendientes, que debería acompañarse también de una caída en las expectativas de devaluación -condición necesaria para una mayor estabilidad-".