Internacional

Club de golf de Donald Trump emplea a inmigrantes indocumentados

Club de golf de Donald Trump emplea a inmigrantes indocumentados

Sandra Díaz, de 46 años y nativa de Costa Rica y quien ahora es residente legal de Estados Unidos, dijo que también ella estaba indocumentada cuando trabajó en el National Golf Club de Bedminster entre 2010 y 2013.

Así lo informó el diario New York Times citando a funcionarios que fueron empleados tras presentar documentos falsos.

El Presidente ha convertido la seguridad fronteriza y la lucha para proteger los empleos de los estadounidenses en la piedra angular de su Administración, desde el muro fronterizo que se ha comprometido a construir para las redadas en el lugar de trabajo, hasta las auditorías de nómina que su Gobierno ha llevado a cabo en varias empresas. De la misma manera, mencionaron que aunque no pueden asegurar que los ejecutivos de la Organización de Trump supieran de sus estatus, al menos dos supervisores del club sí lo conocían.

Y no es la única trabajadora que entró a trabajar en el club de golf sin documentos.

Diaz recordó que en 2012 Trump se enojó porque una de sus camisas de golf, supuestamente limpia, tenía manchas naranjas en el cuello, que la mucama atribuyó a su maquillaje.

Después, le preguntó de dónde era y cuando ella le respondió que de Guatemala, Trump le dijo que "los guatemaltecos son gente muy trabajadora" y le entregó un billete de 50 dólares como propina. Tal vez envalentonado por esas declaraciones, Morales dijo que su supervisor comenzó a maltratar verbalmente de los empleados, llamándolos "estúpidos inmigrantes ilegales".

"Estamos cansados del abuso, los insultos, la forma en que habla de nosotros cuando sabe que estamos aquí ayudándolo a ganar dinero", sostuvo. "Nos esforzamos para atender cada una de sus necesidades y tenemos que aguantar sus humillaciones".

Kevin Hart será el conductor de la Gala de los Oscar 2019
Pero soy el tipo equivocado". "No es la primera vez que aparece", explicó, "he dicho lo que estuvo bien y lo que estuvo mal. En Twitter , Hart se disculpó con la comunidad LGTB por lo que él llamó "mis insensibles palabras del pasado".

Muchos de los empleados de este club de golf no están de acuerdo con las posturas acerca de los migrantes de su dueño, Donald Trump.

El New York Times consultó a The Trump Organization, y aseguraron que, "tienen decenas de miles de empleados en todas sus propiedades y que cuentan con prácticas de contratación muy estrictas".

Desde que asumió el cargo, el presidente estadounidense pasó unos setenta días en su lujoso club de Bedminster, donde la membresía cuesta más de 100.000 dólares.

La entrada del club de golf de Bedminster, en Nueva Jersey.

"¿Es posible que este señor piense que tenemos papeles?".

Morales contó su historia al diario por consejo de su abogado, ya que sabe que pronto podría ser despedida y hasta deportada. Indicó que está solicitando asilo y analiza la posibilidad de presentar una demanda por maltrato laboral y discriminación.