Deportes

Arreglo de partidos: 28 jugadores sospechados en España

Arreglo de partidos: 28 jugadores sospechados en España

Por el momento, hay 15 detenidos y 68 investigados, ha confirmado la Guardia Civil a Euronews.

La Guardia Civil española detuvo a 15 personas en el marco de una investigación sobre una serie de partidos y apuestas deportivas presuntamente amañadas por un grupo criminal armenio, dijeron las autoridades el jueves.

La organización desmantelada sobornaba a tenistas para amañar el resultado de sus partidos en los circuitos ITF Futures y Challenger, los primeros escalones del tenis profesional donde se inician los jóvenes jugadores antes de acceder al nivel de la ATP. Uno de ellos participó en el último Abierto de Estados Unidos, aunque su identidad no fue revelada.

A partir de esta denuncia, los agentes centraron su investigación sobre un tenista español, logrando desenmarañar el complejo entramado que habían tejido.

La noticia se produce un día después de que la Unidad de Integridad del Tenis (TIU, por su sigla en inglés) revelara que en 2018 se sancionó a más tenistas profesionales por violar las normas anticorrupción que en cualquier otro año desde que se creó el organismo.

Roma hace historia con dos Globos de Oro
Es un retrato en blanco y negro, vívido y profundo, de los conflictos domésticos y las jerarquías sociales de aquel tiempo.

"Una vez que lograban el soborno, los miembros de nacionalidad armenia se desplazaban a los lugares donde se disputaban los partidos con la finalidad de comprobar y asegurarse de que el tenista cumplía con lo previamente pactado aprovechándose de su imponente corpulencia", añade el comunicado.

Esta organización usurpó miles de identidades de ciudadanos con las que realizaban apuestas y así no tributar sus ingresos fraudulentos a la Hacienda Española.

Según dieron a conocer a través de un comunicado, se realizaron 11 registros domiciliarios en nueve provincias de España y se incautaron cerca de US$200.000 en efectivo, una pistola, más de 50 dispositivos electrónicos, tarjetas de crédito, cinco vehículos de lujo y documentación falsa relacionada con el caso.

El dinero era después transferido a distintas cuentas hasta acabar en cuentas bajo su control bajo identidades falsas. Los agentes de la Guardia Civil han constatado que esta red tenía actividad desde 2017 y estiman que las ganancias que han obtenido con este fraude pueden ascender a millones de euros.

Los detenidos se enfrentan a delitos de integración en organización criminal, corrupción entre particulares, estafa, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y usurpación de identidad.