Internacional

Familiares de joven torturada y asesinada en Cali claman justicia

Familiares de joven torturada y asesinada en Cali claman justicia

Lady Johanna Morales Hurtado, de 25 años, tenía dos días de haber sido reportada como desaparecida, y su cuerpo fue hallado en la desembocadura del río Cauca, en zona rural de Cali, con múltiples signos de tortura generando una gran conmoción en Colombia por los terribles heridas que sufrió antes de su muerte.

Según dieron a conocer las autoridades de Cali, el cuerpo de la joven fue encontrado amarrado en un árbol con alambres de púas, además no tenía cabello, sin un seno y tenía sus piernas fracturadas.

La joven fue vista por última vez el 28 de diciembre, cuando ayudó a su papá en un puesto informal en el centro de Cali, donde vendían juguetes, globos y otros artículos de la época de fin de año.

La joven se fue para su casa en el barrio Desepaz, en el oriente de Cali, y a la medianoche cuando llegó, según testigos, fue interceptada cerca de la puerta por un hombre que la abrazó y se la llevó en una motocicleta. "Yo no la vi, fue mi esposa quien estuvo en el levantamiento".

En Canadá, científicos detectan señales de radio de otra galaxia
La mayoría de las señales captadas por telescopios en la última década se registran una vez y luego desaparecen. Con las anteriores, los científicos han registrado aproximadamente 60 ráfagas de radio rápidas únicas.

Su cuerpo ya estaba en avanzado estado de descomposición, así que fue necesario realizar pruebas de placas dentales cotejadas con exámenes de un tratamiento odontológico que se había realizado para poder identificarla.

Lady Johana era soltera, se había graduado como técnica profesional en gestión empresarial y seguía su carrera de administración de empresas. En los próximos días iba a cumplir 26 años. "Ella no tenía problemas", dijo Jesús Hermison Morales, padre de la joven, citado por el periódico El Tiempo.

"Ella no tenía pareja ni hijos (...) No entiendo por qué tendrían que matar a mi hija así".

La alcaldesa encargada de Cali, Lina Sinisterra, calificó el hecho como "una afrenta contra todas las mujeres". "Nuestra sociedad no puede tolerar más la violencia contra la mujer", advirtió.