Internacional

Noveno sábado de protesta de los chalecos amarillos en Francia

Noveno sábado de protesta de los chalecos amarillos en Francia

"Queremos demostrar nuestra unidad en el corazón de Francia", explicó Priscillia Ludosky, una figura de este colectivo que congrega a franceses de clase media y baja.

Las autoridades prohibieron manifestaciones en el Centro Histórico de la ciudad y cerraron museos, parques y edificios públicos, pues se esperan que las protestas de hoy sean más radicales.

"Hemos recobrado fuerza desde hace una semana y vamos a seguir", asegura Thibault Devienne, un "chaleco amarillo" de 23 años.

La movilización se dio tanto en París como en otras ciudades de Francia, concentrando más de 32 mil manifestantes, según datos aportados por el Ministerio del Interior de ese país.

"Esperamos medidas concretas, los anuncios de Macron son migajas que pagan los contribuyentes". Detrás de una gran pancarta que proclama "Unidos, el cambio es posible", los manifestantes recorrieron las principales calles de esta ciudad que se ha alzado como uno de los bastiones de los "chalecos amarillos" en Francia.

El presidente Emmanuel Macron había desatado horas antes una nueva polémica al declarar que "los problemas por los que atraviesa nuestra sociedad se deben a veces a que demasiados de nuestros conciudadanos piensan que podemos conseguir" algo "sin esfuerzo".

"Prevemos un regreso a un nivel de movilización similar al que se vio antes de las vacaciones de Navidad", señaló el viernes el Director General de la Policía Nacional (DGPN), Éric Morvan, en la radio France Inter, en referencia a este movimiento de protesta que agita Francia desde hace casi dos meses.

"Observamos semana tras semana una tendencia hacia un comportamiento cada vez más violento", de "pequeños grupos", apuntó Delpuech. Estos grupos tienen en el punto de mira los "lugares de poder", agregó. Además, varios prometieron "vengar" la detención del exboxeador Christophe Dettinger, que fue filmado pegando a varios policías en París el sábado pasado.

Costa Rica, democracia plena — Radar
La clasificación la encabezan Noruega , Islandia y Suecia con valoraciones respectivas de 9,87, 9,58 y 9,39 puntos. A nivel latinoamericano, sólo Costa Rica y Uruguay lograron entrar a éste, con 8.07 y 8.38, respectivamente.

Miles de personas se echaron también a las calles en Toulouse, Nîmes, Lille y Nantes. Los manifestantes organizaron además cortes de rutas en todo el país.

Las consignas más repetidas fueron "Macron dimisión" y en favor de la instauración del llamado RIC, el Referéndum de Iniciativa Ciudadana, que los "chalecos amarillos" consideran como una de sus reivindicaciones fundamentales para hacer oír la voz del ciudadano corriente.

Tras una mañana sin incidentes, se registraron enfrentamientos a primeras horas de la tarde cerca del Arco del Triunfo.

El movimiento de los "chalecos amarillos", llamados así porque usan esa prenda para salir a protestar, empezó como una manifestación contra un impuesto a los combustibles, pero derivó en una revuelta contra las políticas del gobierno de Macron.

Manifestantes lanzaron piedras contra los gendarmes, que respondieron con disparos de gas lacrimógeno y cañones de agua.

Para intentar calmar los ánimos, el mandatario centrista ha anunciado una serie de medidas, valoradas en 10.000 millones de euros, para aumentar el poder adquisitivo y reducir la presión fiscal, que incluye el aumento de 100 euros del salario mínimo. Pero esto no impidieron que la movilización continúe.

Desde el inicio de las manifestaciones, el 17 de noviembre pasado, 10 personas han muerto y 1.600 han resultado heridas, 58 de ellas de gravedad, según un recuento de la agencia France Presse.