Internacional

Renuncia magistrado del Supremo de Nicaragua y carga contra Ortega y Murillo

Renuncia magistrado del Supremo de Nicaragua y carga contra Ortega y Murillo

Rafael Solis fue padrino de boda de Daniel Ortega y Patricia Murillo.

En la misiva, con fecha 8 de enero, Solís expone que esperó nueve meses desde el inicio de la crisis por una solución dialogada y una rectificación de errores, pero que nada de eso ocurrió, y al contrario "el gobierno fue endureciendo sus posiciones hasta llevarnos a un aislamiento internacional casi total".

Solís ratifica en su misiva los abusos de poder y las violaciones a los derechos humanos denunciados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que en diciembre presentó un amplio informe en el que señala que el régimen de Ortega cometió crímenes de lesa humanidad con la brutal represión desatada contra las manifestaciones que desde abril exigen el fin de 12 años de gobierno autoritario.

El magistrado Rafael Solís, de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua, renunció a su puesto y los demás cargos políticos, así como a la militancia en el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, según él mismo confirmó en declaraciones al diario La Prensa.

Solís acusa a Ortega y Murillo de imponer "un Estado de terror con el uso excesivo de fuerzas parapoliciales o aún de la Policía misma con armas de guerra, han sembrado el miedo en nuestro país y ya no existe derecho alguno que se respete".

El juez sandinista consideró que eso son "consecuencias inevitables" de la instalación y consolidación de una dictadura "con caracteres de monarquía absoluta de dos reyes que han hecho desaparecer todos los poderes de Estado", incluyendo el mismo poder judicial, reducido a su más mínima expresión.

En el documento, Solís también cuestionó a los gobernantes por estar "en guerra" ahora contra los medios de comunicación, "después que ilegalmente ustedes suprimieron el derecho a la gente de protestar en las calles".

Canadá quiere recibir más de un millón de nuevos inmigrantes
Actualmente, uno de cada cinco ciudadanos canadienses son migrantes, con más de seis millones llegando al país desde 1990. Además de 360 mil en 2020 y 370 mil en 2021.

Asimismo, advirtió de un "caos económico" y que "las posibilidades de una nueva guerra civil en el país, que nadie desea, se verán ahora más cercanas que nunca".

"Yo no deseo una guerra civil para Nicaragua pero me queda claro que ustedes van por ese camino y ante un Ejército que por alguna razón no ha desarmado a los grupos armados, también es lógico esperar que los grupos de oposición van a buscar como armarse y el país va a retroceder cuarenta años, y volver, si es que no estamos ya, a esos ciclos de violencia tan característicos a lo largo de nuestra historia", manifestó Solís.

"Hay periodistas muertos, presos y sobre todo una gran cantidad de periodistas en el exilio, y los poco que quedan en Nicaragua poco a poco van a ser reprimidos y tendrán que irse al exilio o terminarán en la cárcel", denunció.

"(...) los Estados Unidos van a continuar con su política de aplicar sanciones al país hasta ahogarlo económicamente y mientras tanto, la vía armada cobrará fuerza, ustedes se van a aferrar al poder y de ahí no van a salir, si no es por la fuerza, pero todo mundo está claro que es muy difícil llegar a las elecciones del 2021", manifestó el exmagistrado.

A través de una carta enviada al palacio de gobierno La Casa de los Pueblos.

"No hubo tal golpe de Estado, ni agresión externa, sino un uso irracional de la fuerza y ustedes se empeñan en continuar haciendo mal las cosas hasta llevar al país a una guerra civil".

Desde el pasado 18 de abril, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 674 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.