Internacional

Luisito Comunica divide opiniones en redes sociales tras publicar fotos en Chernobyl

Luisito Comunica divide opiniones en redes sociales tras publicar fotos en Chernobyl

Cada vez son más las personas que visitan la zona de Chernobyl con el objetivo de hacerse unas cuantas fotos para las redes sociales, sobre todo ahora que la serie con el mismo nombre está de moda.

Como reseña el diario El País, Sergiy Ivanchuk, director de la agencia de viajes SoloEast, la cual ofrece recorridos por Chernóbil, manifestó que el turismo se incrementó en un 30 por ciento durante el mes de mayo, es decir, después del lanzamiento de la miniserie.

"Es maravilloso que #ChernobylHBO haya inspirado una ola de turismo a la Zona de Exclusión".

Sin embargo, en esta ocasión, al parecer Luisito no hizo muy feliz a sus seguidores, esto debido a una fotografía publicada en Chernóbil, sitio donde ocurrió una de las tragedias más grandes de la historia y que ha sido protagonista de muchas películas y series, debido a todas las muertes que existieron y por el contexto histórico que envolvía al mundo. Compórtense con respeto por todos los que sufrieron y se sacrificaron.

Atacan a Angelique Boyer con latas durante su coronación en carnaval
Mientras la novia del también actor Sebastián Rulli era coronada, el intérprete recibió un fuerte impacto en el rostro. Todo empezó cuando en el evento comenzó a llover, por lo que apenas se alcanzaba a ver y los fanáticos enfurecieron.

Pero lo instagramers y turistas parece que olvidaron todo lo anterior para compartir selfies como imágenes de modelos que posan en la zona de desastre; obviamente el hecho provocó la indignación de Craig Mazin, creador del programa producido por HBO.

Tras la polémica que generaron las fotos, muchos instagramers decidieron eliminar sus publicaciones. Не у якійсь там хрущовці, а сучасна, з заскленим балконом! Нині там, де раніше ступали люди, - господарює природа.

La serie de HBO, protagonizada por Jared Harris, Stellan Skarsgård y Emily Watson y dirigida por Johan Renck, narra las secuelas inmediatas a la explosión del reactor nuclear en la planta de energía de la ciudad de Pripyat, además, incluye las repercusiones políticas que tuvo el daño en la ciudadanía, los animales y el medio ambiente de la región.

El sitio del desastre fue abierto a los turistas a finales de 1990, pero aumentó su popularidad en los últimos cinco a 10 años, particularmente por reconocerse como una ciudad fantasma rodeada de bosques.