Internacional

Firman ley de castración química en Alabama

Firman ley de castración química en Alabama

La gobernadora republicana de Alabama, Kay Ivey, firmó el lunes un proyecto de ley que exige que una persona condenada por un delito sexual contra un niño menor de 13 años comience la castración química un mes antes de ser liberada de la custodia.

"Si van a marcar a estos niños de por vida, deben estar marcados de por vida", sentenció Steve Hurst, el congresista republicano promotor del proyecto.

Una decena de estados en EEUU contemplan la castración química para pederastas u otros condenados por delitos sexuales.

California fue el primer estado en aprobar en 1996 la castración química para pederastas con ciertos delitos sexuales con niños de 13 años o menores, como la violación o la sodomía.

Atacan a Angelique Boyer con latas durante su coronación en carnaval
Mientras la novia del también actor Sebastián Rulli era coronada, el intérprete recibió un fuerte impacto en el rostro. Todo empezó cuando en el evento comenzó a llover, por lo que apenas se alcanzaba a ver y los fanáticos enfurecieron.

La norma indica que los agresores sexuales deberán ingerir, un mes antes de recuperar la libertad, píldoras de "acetato de medroxiprogesterona o su equivalente químico que entre otras cosas reduce, inhibe o bloquea la producción de testosterona, hormonas u otros químicos del cuerpo humano". Si la persona deja de tomar el medicamento, los efectos pueden revertirse.

El director de la oficina local de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), Randall Marshall, dijo que el tratamiento de castración química rara vez se ha utilizado en otros estados y que "probablemente viola la prohibición de castigos crueles e inusuales".

El Departamento de Salud Pública de Alabama administrará los tratamientos y hará el seguimiento de las personas que se sometan a la castración química.

La castración química también es legal en la isla de Guam, territorio no incorporado de EE.UU. en el Pacífico, aunque las autoridades locales nunca han recurrido a esta práctica.