Financiera

Golpe a la nostalgia: cerró la fábrica de la golosina "Mielcitas"

Golpe a la nostalgia: cerró la fábrica de la golosina

"No pagan ni las indemnizaciones", declaró José Luis Ledesma, delegado de la fábrica en una entrevista brindada a Radio 10.

Hace alrededor de dos semanas, desde que la patronal anunció el cierre y se fue, dejando a más de 100 familias en la calle y sin indemnización, que trabajadoras y trabajadores se encuentran realizando guardias en la planta para evitar que sea vaciada.

El delegado describió que "es una fábrica muy grande, tiene maquinarias, pero se han ido comiendo el activo fijo por un mal manejo". La fábrica alimenticia producía la conocida marca de golosinas, además de los alfajores "Cachito", "Suschen" y "Loquillo", los bocaditos "Flecha" y "Girasol" y el "Naranjú", una mezcla de golosina y jugo que empezó a comercializarse en los años 80 y hasta hoy se consigue en algunos kioscos. Debido a la crisis económica y a la caída del consumo en toda la provincia, se le terminaron todas las posibilidades de poder continuar.

Trabajadores protagonizaron un escrache frente a la casa de uno de los dueños de la firma, Roberto Duhalde, a quien acusan de vaciar la empresa, no dar la cara y desaparecer durante este momento crítico para más de cien familias.

Asegura FGR casa de la esposa de Emilio Lozoya en Ixtapa
En este contexto, Quintana Serur solicitó un amparo contra cualquier orden de aprehensión que pudiera existir en su contra.

Varias generaciones de argentinos están de luto por el cierre de la fábrica de la tradicional golosina "Mielcitas". Hicimos todo lo posible para que esto no ocurra.

Suschen había desarrollado un sistema de comercialización de llegada directa a los canales mayoristas de golosinas, mayoristas de comestibles, supermercados e hipermercados, y distribuidores directos.

"Nos dijeron en la reunión: hasta acá llegamos". La gente durmió en la fábrica para resguardar las máquinas, para que no se las lleven”, subrayó.