Deportes

Mujer iraní muere inmolada afuera de un estadio de fútbol

Mujer iraní muere inmolada afuera de un estadio de fútbol

Protesta en un estadio para que permitan el ingreso de las mujeres a los estadios de fútbol en Irán.

La joven pasó dos días en la cárcel de Gharchak y fue liberada a la espera de juicio, pero, cuando supo que podía enfrentarse a una condena de seis meses de cárcel, la joven decidió prenderse fuego, causándose quemaduras en el 90% de su cuerpo.

La trágica muerte provocó indignación entre futbolistas y personas conocidas en Irán, donde las mujeres tienen prohibido el acceso a los estadios de fútbol, aunque se les permite entrar a las canchas de otros deportes como el voleibol.

Debido a las presiones de la FIFA, las autoridades iraníes anunciaron que las mujeres podrán acudir al estadio Azadí el próximo 10 de octubre para ver el partido entre las selecciones de Irán y Camboya de la eliminatoria para la Copa del Mundo de 2022. Había estado con respiración artificial desde que se prendió fuego con gasolina frente al tribunal de Ershad en Teherán el 2 de septiembre, según el portal noticioso Rokna, que se publica en Irán con el permiso del gobierno.

Jodayarí, de 29 años y conocida como la "chica azul" por los colores de su equipo Esteghlal, falleció en un hospital de Teherán este lunes, informó este martes en una breve nota la agencia iraní Shafaghna. Iba a ser juzgada por tratar de acceder a un partido de fútbol "disfrazada" de hombre.

La hermana de Khodayari dijo a Shahrvand, un periódico pro reformas en Irán, que su hermana tenía un trastorno bipolar.

Un cigarrillo, "un niño" y un mal entendido que se volvió viral
En la previa, un pequeño de la LOSEV y otro de la Asociación de niños con Sindrome de Down fueron los encargados de hacer el saque inicial.

Hasta el momento no se había emitido ningún veredicto en su caso. La mujer se graduó en informática, y según medios locales la joven había intentado suicidarse cuando estudiaba en la universidad.

El Esteghlal emitió un comunicado en el que expresó sus condolencias a la familia de la fallecida.

Ali Karimi, un ex mediocampista del Bayern Múnich que jugó 127 juegos para la selección iraní y que ha sido un gran defensor de eliminar el veto a las mujeres, instó en un tuit a los iraníes a boicotear los estadios de fútbol para protestar por la muerte de Khodayari.

El jugador de fútbol iraní-armenio Andranik "Ando" Teymourian, el primer cristiano en ser el capitán del equipo nacional de Irán y también jugador de Esteghlal, dijo en un tuit que uno de los principales estadios de fútbol de Teherán llevará el nombre de Khodayari, "una vez, en el futuro".

El ministro de tecnología de la información y las comunicaciones, Mohammad Javad Azari Jahromi, describió la muerte como un "incidente amargo". La legisladora Parvaneh Salahshouri llamó a Khodayari "Chica de Irán" y tuiteó: "Todos somos responsables".