Internacional

Murió en un encuentro sexual en un viaje de trabajo: para la corte, fue un "accidente laboral"

Murió en un encuentro sexual en un viaje de trabajo: para la corte, fue un

Seis años tardó la justicia francesa en darle la razón a la familia de un hombre que murió tras tener sexo durante un viaje de trabajo, al calificar su deceso como un accidente laboral. El hombre, cuya identidad se preservó y sólo trascendió como Xavier X, tenía una familia constituida legalmente a la que la empresa ahora deberá pagarle una parte del sueldo que recibió durante sus últimos años de vida.

Allí conoció a una mujer, con la que mantuvo relaciones sexuales durante la noche y al día siguiente fue hallado muerto en su habitación del hotel.

Desde entonces la familia siguió un juicio contra la empresa TSO, la que se negó a pagar una recompensa a la familia de Xavier, aunque las autoridades francesas han asegurado en las diferentes instancias que los afectados deben recibir una compensación monetaria.

Pero tras varios alegatos y evasivas, el tribunal determinó que la muerte de Xavier debe clasificarse como un "accidente de trabajo", lo que beneficia a la familia de la víctima para recibir algunos beneficios tanto del estado como del empleador.

Cliente estacionó mal en supermercado y trabajadores lo rodearon de carros
Si hubiese sido una emergencia me callo la boca. "Esto se hizo viral porque un amigo me pidió que lo compartiera". Según informó el diario El Clarín , Angelini comentó que "llegamos tipo 18 y ese auto no estaba estacionado".

La viuda e hijos de de Xavier X, recibirán un pago mensual de hasta el 80% del salario del hombre, un ingeniero que viajó a supervisar la construcción de nuevas líneas del ferrocarril.

TSO señaló además que su ex empleado sufrió el infarto en una habitación de hotel que no fue pagada por la empresa, y que el encuentro ocurrió de manera adúltera.

Sin embargo, la justicia estableció que un empleado que viaja por trabajo sigue siendo responsabilidad del empleador, independiente de lo que haga dentro o fuera del horario laboral.

En 2017 un tribunal galo responsabilizó a un empresario por las lesiones que uno de sus trabajadores sufrió en una discoteca en China.