Internacional

Localizan cadáver después de 22 años gracias a Google Earth

Localizan cadáver después de 22 años gracias a Google Earth

La Policía local inició una investigación sobre su desaparición, pero el caso se cerró sin ser resuelto.

La portavoz de la policía, Teri Barbera, dijo el jueves que un exresidente del vecindario Islas Grand, en Wellington, estaba viendo el vecindario en Google Earth cuando agrandó una imagen del lago y vio algo que parecía un auto.

Inmediatamente contactó a un vecino para contarle lo que creyó ver en un estanque detrás de su casa. Después, con ayuda de un dron, pudieron confirmar que el vehículo se encontraba ahí.

Al inspeccionar el lugar se encontró un automóvil plateado sumergido en el estanque, que al sacarlo del agua se logró hallar restos humanos en su interior.

"Increíblemente, el auto había estado a plena vista a través del satélite de Google Earth en una fotografía del área del 2007, pero aparentemente nadie lo había notado hasta el 2019, cuando un agrimensor detectó el auto revisando Google Earth", explicó The Charley Project, una base de datos que realiza perfiles de casos de personas desaparecidas en Estados Unidos.

"¡De vuelta en una cancha!": el video de Del Potro
La fecha y el lugar están definidos: serán en el ATP 250 de Estocolmo, que se disputará del 14 al 20 de octubre. " Y si fue mi último partido de tenis el otro día, no lo sé ", había asegurado, visiblemente afectado.

La PBSO le dijo a la BBC que se presume que Moldt perdió el control de su vehículo y cayó al lago.

"Todo lo que sabemos es que desapareció de la faz de la Tierra y ahora fue descubierto".

Ese mismo reporte añade que se trataba de un hombre tranquilo que no socializaba mucho, no parecía estar ebrio y que abandonó el bar solo en su auto. "Tampoco era un bebedor frecuente, pero sí que tomó varias bebidas en el bar", apuntaba el documento.

De acuerdo con archivos del Sistema Nacional de Personas Desaparecidas y No Identificadas (abreviado en inglés como NamUs), Moldt, un agente hipotecario de 40 años, había llamado a su novia después de beber unos tragos en un club nocturno, prometiéndole que regresaría pronto a casa, pero tras sentarse al volante nunca llegó a su destino.

El hombre llamó a la policía y posteriormente los agentes descubrieron y sacaron el vehículo.